La Receta más Fácil para hacer Crépes


Cómo Cocinar y Doblar los Crépes

Este plato tradicional francés es una receta básica pero muy versátil. Podemos jugar con los ingredientes y aromas añadiendo lo que queramos al gusto, ajustando el tamaño y el grosor. Desayuno, comida, postre, merienda o cena, dulces o salados; las posibilidades son casi infinitas y el límite solo lo pone nuestra imaginación. Una vez se domina esta masa básica ya no podrás dejar de hacerlos. Se puede usar cualquier tipo de leche, incluso una bebida vegetal, mejor si es de sabor más neutro en el caso de que no queramos que influya en el sabor de los crepes. La de soja da buenos resultados, aunque si somos intolerantes cualquier leche sin lactosa nos servirá. La masa de crepes puede prepararse con batidora de varillas o en el vaso de una batidora de las que se emplean para batidos. Con unas varillas corrientes manuales también salen bien, tal y como veis en este vídeo.

*** COMO PUEDES ACOMPAÑAR LOS CREPES ***

Los crepes son muy versátiles y se pueden rellenar y servir como nos apetezca. Prueba a rellenarlos con fiambre variado, cremas untables, quesos y mermeladas, deja que cada uno se monte sus crepe al gusto. Podemos formar rollitos, abanicos o cuadrados, doblando los bordes hacia el centro para incluir el relleno.

*** LOS INGREDIENTES SON ***

250 Ml. de Leche 2 Huevos 125 Gr. de Harina de Trigo 30 Gr. de Mantequilla Sal

*** RECETA ***

Cascar los huevos en un bol y añadir la mantequilla derretida, la leche, la sal y batir bien. Añadir la harina tamizada y batir con fuerza hasta que no queden grumos. Tapar y dejar reposar como mínimo una hora en la nevera, de esta forma reposará bien la masa y quedarán unos crepes increíblemente deliciosos. Engrasar con aceite o mantequilla derretida una buena sartén antiadherente o crepera. Calentar hasta que coja buena temperatura. Echar una porción de masa en el centro (unos 60 ml), sujetando la sartén fuera del fuego con la otra mano, y girar rápidamente para extenderla por toda la superficie. Bajar un poco la temperatura y dejar cocinar unos 45 segundos por cada lado, hasta que los bordes se doren y se despeguen. Dar la vuelta con una espátula fina, con cuidado de no romper la masa, y dorar otros 45 segundos más por el otro lado. Retirar a un plato y continuar con el resto de la masa hasta terminarla. Mantener tapados con un paño limpio o plástico film para que mantengan el calor y no se resequen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram